Por qué usamos móviles cada vez más grandes

Por qué usamos móviles cada vez más grandes

¿Quién nos iba a decir que hoy día no podríamos vivir sin nuestro móvil? Como ha cambiado la sociedad en estos años, y ha llevado a que tener un smartphone sea algo imprescindible en nuestras vidas. Pero por qué usamos móviles cada vez más grandes.

En 1984 se puso a la venta el primer teléfono móvil, un Motorola DynaTAC 8000X, era enorme y pesaba muchísimo. A partir de ahí, todas las compañías empezaron a diseñar y fabricar sus propios modelos.

El teléfono móvil era cada vez más pequeño. Pero con él, solo se podía llamar y enviar SMS. Fueron evolucionando y los gigantes tecnológicos fueron incluyendo cada vez más aplicaciones para mejorar la experiencia con el usuario.

Lo cierto es que, esos primeros móviles tenían baterías interminables, ¿quién no recuerda el Nokia? Que nunca se apagaba…

Pasaron de valer mucho dinero, a ser algo cotidiano. Todo el mundo tiene hoy día un móvil. Aunque ahora se denominan smartphones, teléfonos inteligentes.

Ya no solo llaman, de hecho, los SMS pasaron casi a la historia. Cada vez tienen más capacidad y más aplicaciones para intercomunicarse: WhatsApp, Instagram, Facebook, zoom, Skype…

Es cómo si lleváramos un ordenador en el bolsillo. Si puedes conectarte a juegos online desde cualquier parte. Ya no te hace falta wifi, ahora tienes datos.

De hecho, en la época de pandemia, fue el mayor soporte que se utilizó para realizar videollamadas con nuestros seres queridos y compañeros de trabajo.

Por qué usamos móviles cada vez más grandes

Porque ya son móviles inteligentes y necesitamos una pantalla más grande para poder navegar con comodidad por ella.

En el mercado encuentras smartphones sencillos y económicos, hasta llegar a auténticos miniordenadores con precios más altos pero mayores prestaciones y mayor capacidad. Incluso, ya tienen integrado unas cámaras increíbles y los bancos se han integrado tanto en este mundo tecnológico que puedes pagar con tu propio móvil.

En resumidas cuentas, nadie se podía imaginar que este simple aparato pudiera cambiar nuestra sociedad. Llegó para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.